Brindan consejos a personal de la Onsec para mejorar nutrición durante la pandemia por COVID-19

Guatemala, 14 de septiembre de 2021. La experta en nutrición Laura Morales Barrios, quien posee una Maestría Internacional en Nutrición y Dietética con dos especializaciones; una en Nutrición, Deporte y Actividad Física y otra en Alimentación y Actividad Física en la Infancia, brindó una conferencia virtual al personal de la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec) denominada “Nutrición en tiempos de pandemia”. 

El evento fue coordinado por el Comité de Salud y Seguridad Ocupacional de la Onsec. Las palabras de apertura estuvieron a cargo de la doctora de la clínica de la Oficina, Verónica Pineda.

La nutricionista explicó que un factor que ha alterado la normalidad de las personas ha sido el estrés, asimismo, agregó que eso tiene un impacto en la salud. El trabajo en casa por la pandemia, el cuidado de los hijos, las tareas del hogar y convivir más tiempo con familiares que veíamos poco se han convertido en situaciones estresantes, las cuales con una buena alimentación puede llevarse mejor, comentó.

En el caso específico de quienes han padecido COVID-19, recomendó consumir vitamina C, zinc, Omega 3, fruta fresca, verduras, y aceite de oliva.

Barrios le compartió al personal de la Onsec 10 consejos para mejorar su nutrición:

  1. ¡Muévase! Caminatas al aire libre, baile, hacer bicicleta, actividad física en casa son necesarios para estar saludables, sobre todo, si nuestro trabajo es estar sentando en una oficina. El ejercicio ayuda a mejorar la digestión, fortalece nuestros pulmones, promueve la salud cardiovascular, mejora la salud de los huesos y nos permite hacer, con mayor facilidad, actividades diarias como subir gradas o atarnos el calzado. En el campo psicológico, mejora el estado de ánimo y aumenta la relajación mental. En el ámbito social, nos permitiría fomentar las relaciones sociales. “La salud está en el plato y en la suela del zapato” dijo la experta citando a una campaña de salud de otro país.
  2. Evitar comida rápida: Hay que tener en cuenta que un hombre necesita 42 minutos de ejercicio cardiovascular, y una mujer 51, para perder las calorías consumidas con una hamburguesa. El pollo y las papas fritas también contienen demasiadas calorías. De esa cuenta, si vamos a un restaurante de comida rápida podemos buscar opciones de pollo a la plancha o burritos con vegetales. Las bebidas carbonatadas, aunque sean cero azúcares o calorías, también contienen otros elementos difíciles de procesar. A los riñones le toman ocho horas de trabajo procesar ese tipo de bebidas, afirmó.
  3. Comer balanceado y saludable: Las porciones son importantes. La mitad del plato debe llevar vegetales (de diferentes colores) y hierbas. Aderezos saludables pueden servir para hacerlo más agradable. La otra parte del plato se divide en dos. Una es para carbohidratos, como, por ejemplo, la papa, tortillas de maíz, frijol, arroz y pan. Aquí se debe tener cuidado porque hay algunas, como el camote, que contienen almidón y eso es algo que debemos consumir, pero en cantidades menores. La otra parte del plato es para las proteínas, donde incluimos los lácteos, huevos, tofu, Protemás y diferentes carnes. Aconsejó que para la cena se utilicen las verduras que sobraron del almuerzo y complementarlas con frijoles.
  4. Consumir alimentos antiinflamatorios: Estos son frutas y vegetales frescos. Dos frutas y tres vegetales al día es lo recomendado. A eso le debemos sumar granos. En el caso de los frijoles, evitemos siempre los que lleven grasa en exceso para su preparación. Comer muchas hojas verdes suma, porque tienen calcio, magnesio, antioxidantes y otros nutrientes. Ayudan para regular a quienes padecen diabetes, enfatizó.
  5. Evitar harinas refinadas, alimentos y bebidas ultraprocesadas: Son alimentos como pasteles, helados, bollos y demás.
  6. Evitar exceso de azúcar, grasa y sal: Debemos disminuir el consumo de azúcar refinada en nuestra dieta; eliminarla es mejor, porque no la necesita nuestro cuerpo. La sal altera la presión y hacer retener líquidos, por eso no debemos echar más a los alimentos cocinados con ella.
  7. Mantenerse hidratados: Debemos consumir de seis a ocho vasos de agua durante el día. Ni la cerveza ni los licuados nos ayudan a hidratarnos.
  8. Comer frutas y semillas en las refacciones: Así como con las verduras, hay que irlas variando en cuanto a los colores. Durante la pandemia se recomienda naranja, kiwi, frutos rojos, porque tienen antioxidantes y todo lo cítrico. La prioridad sería frutas con cáscara o bagazo y que no estén muy maduras, para que no contengan mucha azúcar. Respecto a las semillas, el consejo es que se consuman horneadas o naturales, pero no fritas, ni azucaradas ni saladas. También debe tomarse en cuenta la cantidad; se sugieren unas 20 unidades en una refacción. Se debe evitar el exceso. Las grasas naturales que aportan las semillas ayudarían como desinflamatorios, sobre todo por lo que hace el COVID-19 en el organismo, puntualizó.
  9. Comer verduras y granos enteros en el almuerzo: Debemos tratar de incluir variedad de vegetales de diferente color para hacerlo más atractivo. La idea es recibir diferentes tipos de nutrientes y no repetir lo mismo todos los días. En cuanto a productos integrales, como, por ejemplo, la quinoa, (sirve como sustituto del arroz), su consumo es recomendable, porque no se hace azúcar tan rápido en el torrente sanguíneo, expuso.
  10. Planificar las compras: Eso implicar revisar lo que tenemos en casa para evitar adquirir lo que ya tenemos. Ligado al tema, debemos planificar las comidas, darles prioridad a los alimentos frescos. Todo lo anterior nos llevará a elaborar una lista y así optimizar los recursos, sugirió la experta.
Print Friendly, PDF & Email