La pensión por orfandad es un derecho con obligaciones

Guatemala, 1 de junio de 2021. Los hijos menores de edad o los declarados en estado de interdicción de quienes han aportado por lo menos durante 10 años al régimen de Clases Pasivas Civiles del Estado no quedan al desamparo tras la muerte de su padre o madre, porque tienen derecho a la pensión civil por orfandad.

Blanca Alfaro, revisora de análisis de pensiones y otros beneficios de la Dirección de Previsión Civil de la Oficina Nacional de Servicio Civil (Onsec) explicó que debe cumplirse con algunas condiciones para obtener ese beneficio.

Una de ellas es que el padre o la madre que fallece debió haber contribuido durante, por lo menos, 10 años a dicho régimen, y ser trabajador activo del Estado o ser persona pensionada por jubilación. También aplica cuando alguien contribuyó durante 10 años al régimen de Clases Pasivas Civiles del Estado y al momento de fallecer ya no es trabajador activo. Cabe resaltar que el beneficio es solo para hijos menores de edad o declarados interdictos.

Las responsabilidades

El menor de edad no puede realizar la solicitud, pero sí su representante legal. El responsable tiene la obligación de presentar el acta de supervivencia cada año, en los primeros seis meses, como lo exige la Ley de Clases Pasivas Civiles del Estado, de lo contrario, se puede perder la pensión.

La solicitud de dicha pensión puede presentarse en la sede central de la Onsec, ubicada en la 13 calle 6-77 de la zona 1, edificio Panamericano en la ciudad de Guatemala, así como en las sedes regionales de Quetzaltenango y Zacapa. Los requisitos y el formulario se encuentran disponibles en el sitio web de la Onsec. Haga clic aquí para descargar ese documento.

Como todo derecho a pensión, existe un plazo para solicitarlo. Se trata de una prescripción de cinco años a partir del fallecimiento de la persona que aportó al régimen, no obstante, para los casos en los que él o la menor no tienen representante legal, el plazo comienza a contar hasta que el juez acepte a una persona en el papel de representante.

La verificación

Alfaro dijo que hay ocasiones en las que se denuncia que los adultos que representan al menor no le están entregando el beneficio, en esos casos, cualquier persona, mediante un memorial simple, puede hacer constar que tiene conocimiento de alguna anomalía en cuanto a la pensión por orfandad de cualquier menor o interdicto y presentarla ante la Onsec.

Lo que sigue es que el personal del Departamento de Trabajo Social verifique dicho extremo y, si en dado caso se determina que el menor no está siendo beneficiado por la pensión otorgada, se orientará para solicitar los beneficios ante la judicatura correspondiente.

Detalles

Cuando el menor de edad es interdicto, es decir, que un juzgado declaró que dicha persona no puede tomar decisiones por sí misma, como, por ejemplo, por alguna enfermedad o un trastorno genético, la Onsec pide que en la declaración de interdicción se evidencie que esas causas ya existían antes del fallecimiento del causante. Además, se debe añadir un informe médico, avalado por el juez, en el que se hagan constar dichas condiciones médicas.

Por otra parte, la pensión por orfandad pierde vigencia el día anterior a que cumpla 18 años de edad el menor beneficiado. Sin embargo, si desea seguir recibiendo la pensión, deberá solicitar la extensión enmarcada en ley.

Extensión del beneficio

Alfaro informó que la extensión a la orfandad es un derecho que pretende garantizar el apoyo económico a los mayores de edad, que gozaron el derecho a la orfandad, para seguir sus estudios hasta los 21 años.

Cuando una persona que goza de pensión por orfandad desea mantener el beneficio porque seguirá sus estudios, entonces puede solicitar la extensión a la orfandad, para lo cual deberá presentar su solicitud dentro del plazo de los tres meses siguientes a la fecha en que cumplió la mayoría de edad.

Los requisitos a presentar son: fotocopia de acuerdo a través de la cual se otorgó la pensión por orfandad,  memorial del beneficiario mayor de edad a través del cual solicite se continúe haciendo efectiva la pensión civil por orfandad respectiva, deberá ir ratificado por la Onsec o con firma legalizada por notario; constancia de antecedentes penales, extendida por el Organismo Judicial (hasta 6 meses de vigencia), declaración jurada con firma legalizada por notario o en acta notarial en donde indique si ha perdido o no la nacionalidad guatemalteca, y si labora o no en el Estado o sus entidades descentralizadas o autónomas (1 año de vigencia); certificación reciente de partida de nacimiento extendida por el RENAP (hasta 6 meses de vigencia) y  dos fotocopias simples del Documento Personal de Identificación -DPI-, salvo casos especiales, o en su defecto, copia simple de la constancia de trámite del Documento Personal de Identificación extendida por el RENAP.

Además, el beneficiario tiene la obligación de presentar, en los primeros seis meses de cada año certificaciones que prueben su calidad de estudiante en una institución legalmente registrada en el Ministerio de Educación, para ello debe presentar certificación de inscripción del año en curso y la certificación de cursos del año anterior, debido a que si no lo presentan en el plazo establecido se suspenderá la pensión a partir del 1 de julio, según lo establecido en la Ley de Clases Pasivas Civiles del Estado, artículos 16 y 54.

El derecho a la prórroga de pensión por orfandad culmina al cumplir los 21 años de edad.

En el caso de las certificaciones emitidas en el extranjero, deben contar con el apostillado correspondiente. 

 

Print Friendly, PDF & Email